La primavera es el momento perfecto para crear su propio jardín... ¡en el balcón! Elija las hierbas que más le gusten, ¡y enriquezca sus platos con un toque personal, fresco y saludable!

 

 

Elegir hierbas para su propio balcón o jardín sin duda es una solución inteligente incluso para aquellos que no tienen un pulgar verde: ¡decoran y perfuman el medio ambiente y requieren muy poco tiempo y esfuerzo! Cada una tiene sus propios usos y características, pero todas son una alternativa sabrosa y saludable. ¡La primavera es sin duda el mejor momento para elegirlas o plantarlas en la terraza!

 

LAUREL

El laurel es un árbol de hoja perenne, una planta muy resistente que soporta diferentes condiciones climáticas. Sin embargo, prefiere principalmente las temperaturas cálidas: por lo tanto, colóquelo en una esquina expuesta al sol. Enriquezca la carne y el pescado con hojas perfumadas, y añada las verduras en dados para mejorar el sabor. Además, recuerde, las hojas de laurel son un gran repelente de mosquitos.

SUELO Y AGUA

Cualquier suelo es adecuado para el laurel, se recomienda un suelo orgánico, teniendo en cuenta que se utilizará para uso alimentario. No tolera el agua estancada, por lo tanto, en el fondo del recipiente debe estar un material de drenaje (arcilla expandida, etc) y se riega sólo cada 2-3 semanas. Elija un recipiente alto y profundo, ¡el laurel tiende a crecer muy rápido!

 

 

MENTA

La menta también se adapta fácilmente a todo tipo de clima. Crece bien en las zonas de sombra y expuesta directa al sol. Mejor no la plante junto con otras hierbas porque, al ser una mala hierba, pueda perjudicar su supervivencia. La menta es perfecta para darle sabor a las verduras, especialmente a la berenjena y el calabacín, o para los tés e infusiones. ¡Deje toda la noche menta con limón en agua para una bebida refrescante de verano!

 

SUELO Y AGUA

Utilice un suelo rico y elija un jarrón de arcilla con 40-45 cm de diámetro, con suficiente espacio para que la planta crezca hasta alcanzar un tamaño adulto. Riegue con regularidad, pero nunca demasiado porque la humedad estancada facilita la propagación de enfermedades. ¡No moje las hojas y deje que la tierra se seque antes de regar de nuevo!

 

 

 

 

 

ALBAHACA

¡Un símbolo de la cocina y la tradición mediterránea! La albahaca es una planta exuberante durante el verano, que debe ser colocada en la sombra parcial: le gusta pasar un par de horas en el sol, pero no durante las horas más calientes del día ya que el contacto directo con los rayos puede quemarla. ¡Utilice la albahaca para sazonar ensaladas, tomates, etc.! Además, limpia y molida, la albahaca tiene propiedades antibacterianas para las heridas.

 

SUELO Y AGUA

Ponga la planta en un jarrón de terracota de tamaño mediano, eligiendo un suelo ligero y rico. Riegue la planta casi a diario, preferiblemente por la mañana o al atardecer, asegurándose de que el suelo no sea demasiado seco ni demasiado húmedo.

 

 

 

 

SALVIA

Elija un rincón soleado para su planta de salvia: ¡es una planta de hojas perennes que ama el calor! Queda con todo, incluso picada con un poco de aceite para dar sabor al arroz blanco. La salvia frotada sobre los dientes tiene un efecto potente de blanqueamiento, también se utiliza para perfumar el aliento.

SUELO Y AGUA

Opte por una maceta de terracota de tamaño medio, con agujeros en el fondo: al igual que otras plantas aromáticas, la salvia no es compatible con el agua estancada. La salvia no necesita una gran cantidad de agua, pero se debe regar constantemente. La "prueba de fuego" es siempre el suelo, ¡cuando es demasiado seco y quebradizo es hora de regarla de nuevo!

 

TOMILLO

El tomillo ama el sol, no tolera las bajas temperaturas y es una planta que necesita una gran cantidad de luz para crecer. ¡Prueba con las legumbres y sopas, especialmente con cebolla!

SUELO Y AGUA

En recipiente de barro, poner un suelo rico y bien drenado. Al tomillo le gusta el suelo ligeramente seco, y por lo tanto se debe regar en pequeñas dosis de acuerdo con las estaciones del año: primavera y el otoño de forma ocasional, y con mayor frecuencia en el verano.